Festejos del final de un amor que ya fue

16/12/11 | Hay organizadores de eventos, encargados de barras y streepers que tienen ya un cierto número de despedidas de casadas o fiestas de divorciadas por año. También en Paraná se celebran los divorcios.
1 de 3
Foto El Diario
Foto: Foto El Diario
Foto El Diario
Foto: Foto El Diario
Foto El Diario
Foto: Foto El Diario
Hay celebraciones de grupos chicos en quintas alejadas o salidas entre amigas a boliches con shows para mujeres. Qué festejan y por qué, las que eligen celebrar un amor que ya fue.

María le da vueltas al asunto, hasta que acepta que sí, ella festejó su divorcio. Ahora lo identifica como “una salida con amigas”, pero lo cierto es que celebró en el marco de un jueves de mujeres en un reconocido bar local, que ofrecía shows de streepers, dirigido, especialmente, a despedidas de solteras y de casadas.

Ahora que pasó el tiempo, María dice que ella no festejó el final de su vida en pareja, festejó, en todo caso, el comienzo de otra cosa y casi que dice otra etapa –y lo dice- de liberación, aunque se corrige sobre el punto y reitera: otra etapa. “Yo festejé, bah, salí con amigas cuando salió la sentencia de divorcio, no cuando me separé de mi marido, que fue un año antes, además no lo podría haber hecho en el medio de una situación emocional tan difícil”, explica.

Que en muchos casos los divorciados –ellas y ellos- salen con especial fervor una vez que se efectiviza la separación es casi un lugar común de las comedias románticas, que ellas se reúnen a conversar pestes de los varones es otro cliché, de igual modo que la caricatura del hombre abatido con un whisky en la barra de un burdel. Pero la verdad es que estas convenciones suceden, con frecuencia, en lo cotidiano. Es más, la realidad indica que en Paraná se hacen con cierta asiduidad algunas de esas reuniones que tienen como razón convocante que fulanita de tal ya no sigue con su esposo y ha decidido comenzar, como decía María, una nueva etapa, de “libera..., una nueva etapa”.

SERVICIOS. Si la intención de celebrar está y los recursos son suficientes, no hay que preocuparse por otra cosa, servicios sobran. Eduardo Farías organiza eventos hace ya casi tres años y algo más que un par de veces por temporada ha diseñado la celebración de mujeres que comparten a sus amigas de su final de matrimonio.
“Hemos hecho este tipo de fiestas y lo que más piden es el streeper, después se hacen como muchas bromas”, describe Farías.
Anzua Drink directamente publicita el festejo de divorciadas dentro de sus competencias en el servicio de barra. Mauricio, uno de los responsables del emprendimiento, confirma que efectivamente suelen tener demandas de esas características. “Hemos hecho algunas de esas fiestas, basadas sobre todo en encuentros de puras mujeres, que piden todo el servicio de varones, contratan algún streeper, creo que se trata de sacar afuera algo que estaba ahí”, opina.
En general, coinciden los dos especialistas consultados, las celebraciones se realizan en quintas alejadas o casas de particulares y rara vez en algún salón. “Son fiestas más bien reservadas”, explican y Mauricio, barman, indica una de sus particularidades: a nosotros nos suelen pedir tragos afrodisíacos como piel de iguana, atomic, green, chichi, love me”.

STReePERS. “Yo no he ido, pero sé de algunas que se van al Golden a Santa Fe a descontrolar”, dice, sin dudar, Alejandra, que está casada y sabe de las despedidas de matrimonio, pero nada más que eso, por ahora. La variante santafesina, indican, presenta dos ventajas: un ambiente propicio y la casi segura ausencia de “conocidos” cerca.
Por acá nomás, sin embargo, también hay ofertas de shows eróticos musicales. Luis Princich, sin ir más lejos, convoca directamente a una casa acondicionada para eventos de esas características, como también fiestas más habituales, tipo casamientos y cumpleaños de 15. “Las mujeres saben divertirse a la hora de hacer una despedida, las mujeres ven el show y se van”, dice Princich y considera que ese tipo de festejos se puede efectuar “cuando no hay un sufrimiento y el final de la pareja se da más o menos en buenas condiciones”.
Una opción es organizar el encuentro en absoluta reserva y con discreción, pero también están aquellas que se reúnen con amigas y salen a bailar con el factor aglutinante y festivo de la separación como bandera.

“Yo no he hecho ninguna fiesta particular de divorciadas, pero sé que vienen muchas a mi shows de mujeres de los días viernes, siempre vienen”, dice el actor Pablo Millán, referente de espectáculos dirigidos a un público femenino.
Para Millán “las que deciden festejar, evidentemente, pueden hacerlo porque fueron las que tomaron la decisión de terminar la relación, si a uno lo dejan no creo que esté en condiciones de organizar un festejo”, razona.
En cuanto al sentido del encuentro, las opiniones son diversas. Para Farías, por ejemplo, no deja de representarle “un grupo de mujeres enojadas con los hombres”.
“No se ven mujeres muy jóvenes, ni tías, ni madres, se ven grupos de amigas, muy similar a la despedida de soltera, pero con una connotación de bronca, para mi hay mucho rencor”, confiesa.

Opinión

Un nuevo estado de libertad
Lic. María Belén Demonte

“Yo entiendo que se dan este tipo de iniciativas porque se trata de la finalización de un vínculo y la apertura a su nuevo estado de libertad, con la posibilidad que da una sentencia jurídica y la habilitación social para, por ejemplo, restablecer un nuevo vínculo o formalizar una nueva relación.
En la vida adulta, muchas veces con trabajos de terapia, hay quienes consiguen llegar a un divorcio en buenos términos, sosteniendo un vínculo saludable con los hijos, cada uno con su rol y lo que se celebra es el comienzo de otra etapa en todo caso.
En algunas personas también puede haber una expectativa económica con respecto a un divorcio, que sientan como una venganza o un logro haberse quedado con bienes gananciales, pero en general lo que sucede cuando sale el divorcio es que resuelve una formalización legal este acuerdo, con respecto a que el vínculo no se puede mantener en el tiempo. Se trata dar por terminada una etapa, luego de un desgaste físico y psíquico muy grande que produce litigio. Significa liberar energías para establecer nuevos vínculos y comenzar también otras actividades”.
Fuente: http://www.eldiario.com.ar Julián Stoppello