Preparar el cabello para recibir el invierno

15/05/14 | Los daños que provocan el sol, el cloro y la sal en el cabello son casi irrecuperables si no se los trata a tiempo. Tanto el verano como el invierno causan deterioros en las cutículas. Ego Comelli cuenta cómo tratarlo, cuidarlo y mimarlo.
Las secuelas de un verano intenso, los productos inadecuados para mantenerlo en forma y los efectos de la calefacción sobre el cabello, son unas de las causas que provocan que las cutículas se resquebrajen y necesiten de una recuperación inmediata y permanente.
El sol, el cloro y la sal son tres elementos prohibidos para los cabellos naturales y más aún para los teñidos, con reflejos, iluminación o alguna otra oxidación.

Ego Comelli, especialista en estos temas, habló con Mujeres Divinas y brindó precisiones acerca de cómo empezar a tratarlos con cuidado y también cómo mimarlos durante el invierno, después de haberlo sometido a las peores pruebas durante el verano.
“En primer lugar hay que evaluar cómo se trató el cabello durante el verano. La cutícula se abre, entra oxígeno y entonces se decolora. Abril y mayo son los meses donde se comienza a recuperar, previo diagnóstico hecho por un profesional”, comenzó Ego. Tras lo cual aseguró que antes de ingresar al otoño-invierno “hay que detectar el problema ya que las estaciones con baja temperatura tienen sus propios inconvenientes. Si no se recupera antes, el problema se duplica”.
El asesoramiento de un profesional del cabello es tan importante como el médico que diagnostica alguna enfermedad para luego aplicar un tratamiento. Asimismo, el uso de productos adecuados es uno de los puntos más importantes.

CUIDADOS Y TRATAMIENTOS. “Hay que descartar los productos que se compran en supermercados o perfumerías y asesorarse bien. Hoy se consiguen productos de primer nivel en peluquerías donde el profesional que atiende hará un diagnóstico como corresponde y asesorará en qué tipo de tratamiento y qué tipo de productos necesita para recuperar el cabello lo más pronto posible y sobre todo mantenerlo sano en el tiempo”, remarcó Comelli.
Al respecto, cuando se habla de cabello se habla de líneas que son de cuidado y líneas que son de tratamiento. Para esto, se utilizan ampollas, máscaras, baños de crema, máscaras que no se enjuagan, productos nuevos que trabajan con nanoemulsión, partículas pequeñas que hacen que las fibras penetren con mayor rapidez en todo el cabello y en particular en las cutículas.
“Si se hace un diagnóstico equivocado el producto será equivocado”, aseguró el estilista.

BAÑAR, TRATAR, TEXTURIZAR. Son tres conceptos importantes al momento de hacer una atención integral del cabello. “Para bañar necesitamos de un buen champú. Para tratar necesitamos de una excelente crema de enjuague, máscara o baño de crema y así lograr la recuperación; y para texturizar, que sería la terminación necesitamos también de muy buenos productos sin enjuague para lograr que el medio ambiente no nos siga agrediendo. Agregamos películas en la cutícula del cabello para hacer ese aislamiento”, insistió Ego. A lo que también agregó el baño de rehidratación ya que se puede realizar en casa con una toalla mojada.

Finalmente, Ego Comelli, entusiasmado con la idea de que cada vez son más las personas que se acercan para hacer un diagnóstico de su cabello, comentó que el pelo no siempre está igual y “la gente suele decir que el pelo se acostumbra a cierto producto pero en realidad lo que está sucediendo es que cambia el diagnóstico para ese cabello. La piel nunca está igual, el cabello tampoco. Hoy los científicos consideran al cabello como una extensión de la piel”. Fuente: Mujeres Divinas